Desesperación de una madre

Desesperación de una madre

Golpeó mi puerta, es mi vecina…abro y se me arroja a los brazos llorando.

Pasa y la siento en mi comedor, espero que termine de llorar y sollozar mientras sostengo con mis manos sus manos.

Ahora… ya puede hablar, siguen cayendo las lágrimas de sus ojos mientras relata.

“Se trata de Miriam” …. me dice…. (una de sus hijas)

Silencio de mi parte hasta esperar que pueda soltar el relato, oculta su cara entre sus manos, con vergüenza, saca las manos, abre sus negros ojos grandes y sus lágrimas siguen saliendo lavando su rostro.

Por fin como una catarata me dice mi hija está “loca” …rompió todo en su casa, golpeó a los chicos, se peleó con su esposo y está incontenible, y lo peor no acepta ningún tratamiento, ¡no sabemos que hacer!

Respiré…pensé…pregunté…y le propuse hacer un tratamiento a través de su memoria celular usándola como vehículo para llegar a su hija en forma indirecta y a la vez directamente.

Sólo lo pensó un ratito como para acomodar las ideas y me dijo:

“Si” “Lo antes posible”.

Arreglamos el horario y comenzamos, utilizando la vía más hermosa que es la información genética de una madre.

Fue intenso el tratamiento, fuimos a fondo, y agotada…se marchó.

Por tres días no supe de ella, debíamos esperar.

Cuando la vuelvo a ver estaba con una cara nueva, feliz, casi saltaba de la alegría y me dijo esto tan hermoso:

“Mi hija aceptó el tratamiento” “La vio un psiquiatra” “Le recomendó una Psicóloga cerquita de su casa, que también acepto y va, por lo menos va”

A los 15 días estaba sentada en mi consultorio, diciendo:

“Mi mamá me contó lo que hicieron, que trabajó con ella, es por eso que me sentí mejor y acepté los tratamientos”

“Ahora quiero sanarme con usted.” “Esto parece bueno”.

Se hizo el milagro…esta joven mujer con pocos tratamientos está muy bien recuperando todas sus cualidades, aprendiendo una vida nueva, con sus hijos, con su esposo y recuperando su trabajo que tanto disfruta.

El equilibrio saludable por situaciones traumáticas muchas veces se pierde, lo importante es volver a recuperarlo.

“Limpieza y Re-programación de la memoria celular es el camino”

¿Hablamos?

Prof. Graciela Fanjul

Molinari - Córdoba

Prof. Graciela Fanjul

+54 9 3518 62-0884

Email

graciela@fundacionlaestrella.com

Pin It on Pinterest

Share This